Bienvenidos al primer think tank digital en Chile, desarrollado por la Facultad de Comunicaciones UC

BLOG

CHANGE.ORG: UN CLICK CON UN IDEAL EN COMÚN

¿Empoderamiento digital? Sí señores, empoderamiento digital al servicio de la solidaridad. Change.org es un sitio que se define como la mayor plataforma de peticiones en el mundo. En un diseño poco atractivo y básico (una debilidad), se destacan sus mayores fortalezas: más de 140 millones de participantes y las victorias que se han logrado gracias al apoyo de seguidores.

¿Victorias? Sí señores, victorias sociales que comienzan a partir de una petición y que luego se difunden para lograr una meta de firmas que lleven a la consecución del objetivo. Este tejido social que se genera a nivel mundial va construyendo una red solidaria virtual potente que toma fuerza y es capaz de enfrentarse cara a cara con las autoridades o con quienes tienen la posibilidad de solucionar algún problema. Así se forma un movimiento social capaz de ejercer presión y visualizar la realidad de fundaciones o de aquellos “sin voz” que al carecer de este medio les costaría mucho más darse a conocer.

¿Movimiento social? Sí señores, movimiento social que promueve acciones que pueden generar cambios importantes, pero que también en el escenario más negativo, pueden provocar la frustración y el enojo cuando el sistema no responda como se espera. Esta iniciativa provoca altos niveles de confianza, se logra el engagement de la comunidad, debido a sus positivos resultados. Por lo mismo, las exigencias aumentan entre sus adherentes, sin embargo, incontrolablemente puede haber menos eficacia y disposición por parte de la contraparte, causando un quiebre de expectativas y de esperanzas con consecuencias insospechadas.

¿Consecuencias insospechadas? Sí señores, consecuencias insospechadas como la falta de credibilidad de un sitio que ha logrado aunar sueños, pero que muchas veces los resultados no dependen de la gestión que puedan realizar, sino de la voluntad de quienes finalmente deciden dar un SÍ o un NO a la solicitud. Y por consiguiente, es clave cómo Change.org prepara un plan estratégico de equilibrio para, por un lado, incentivar la participación, que aumentado la interacción entre los usuarios en el sitio más allá de un click en una petición y, por otro, mantener las expectativas en niveles adecuados. Es decir, que no se provoque un desencanto con la plataforma cuando en alguna ocasión los resultados sean desfavorables. Para ello, la comunicación, sinceridad, retroalimentación son fundamentales así como también construir una relación en base a la confianza y los pies bien puestos sobre la tierra con los seguidores.

¿Relación de confianza con seguidores? Sí señores, relación de confianza con seguidores, de quienes depende la intención de sumarse a una causa que para ellos puede ser tan cercana como lejana a la vez. No olvidar que detrás de ese click hay una persona que empatiza con el otro, que busca contribuir de alguna forma, que quiere formar parte de quienes contribuyen a un mundo mejor y que tiene altas expectativas. Pero que en cualquier momento puede encontrar otra forma de ayudar y que satisfaga sus intenciones.

CHANGE.ORG a su favor ya tiene millones de seguidores, miles de victorias logradas y la confianza de la mayoría de sus seguidores. El sistema de eficacia funciona, el usuario siente que su click marca la diferencia, aporta y genera contenido. Tal como su nombre lo dice han potenciado un CAMBIO con respecto a la solidaridad, la forma de ayudar y de convocar a quienes tienen un ideal en común. Pero, ¡ATENCIÓN! Uno de los desafíos está en su gestión, en cómo este equipo maneja las altas expectativas de quienes apoyan cada una de las causas y el feedback que tiene. Para así evitar que desde una valoración positiva hacia la plataforma se revierta abruptamente a un CAMBIO negativo, de quiebre de confianza, difícil de reparar.

 

Gonzalo Arriagada

TAGS > ,