Bienvenidos al primer think tank digital en Chile, desarrollado por la Facultad de Comunicaciones UC

BLOG

El uso de Twitter en los medios para el encuadre de noticias: la subjetividad desnuda

¿Es posible determinar una relación entre la selección -por parte de los medios de comunicación- de las reacciones de usuarios de Twitter frente a un hecho de relevancia pública y así transmitir un encuadre o frame de éste sin necesidad de usar directamente sus notas o artículos para evaluar, definir, tratar o interpretar la noticia?

Para poder responder la pregunta inicial es necesario intentar definir la Teoría del Encuadre o de Framing: David Altheide, sociólogo estadounidense, se refería a los frames como “formatos del medio, que buscaba encajar la realidad de un modo espacial y temporal en sus distintas secciones, programas, espacios o programaciones”. A su vez, éstos están condicionados por la organización institucional del medio y, sobre todo, por la audiencia” (Altheide).

El aporte de la Teoría del Framing es la revisión del concepto de objetividad de los medios en la cobertura periodística, enfatizando su inexistencia debido a que “cuando el periodista comenta lo que sucede encuadra la realidad y aporta su punto de vista” (Sádaba). Es por eso que William Gamson plantea que el framing es el proceso en el que existe una interacción simbólica entre periodista y audiencia (Gamson y Modigliani).

Existe una coincidencia de los distintos autores (que por razones de espacio no enumeraremos en su totalidad), de que la Teoría del Encuadre aplicada al periodismo, genera patrones informativos que buscan realzar determinados aspectos de la noticia, entregando evaluaciones según las distintas líneas editoriales, percepciones del periodista y otras influencias que impactarán en la valorización del hecho a cubrir por el profesional. No obstante, no existe una claridad en los estudios sobre cómo se puede determinar las omisiones o silencios de los medios, ni menos si éstos son de manera consciente o inconsciente (Reese, Gamdy y Grant)

Por otra parte, Twitter aparece mencionado como el soporte que más impacto ha tenido sobre el campo periodístico y político (De la Torre & Dillón). Es por eso que resulta interesante ver la interacción de los medios de comunicación con las opiniones vertidas por los usuarios en esta red social en el marco de una noticia de relevancia (incluso hay momentos en que se podría cuestionar el criterio de noticiabilidad).

Dicho lo anterior, se puede señalar el éxito de un frame en la cobertura de una noticia si se combinan los siguientes factores: resonancias culturales (valores compartidos dentro de una sociedad), actividades de promoción o relaciones públicas en torno al tema (impacto o interés); y el ajuste con las normas y prácticas de la noticia (criterios de noticiabilidad) (Sádaba, Virgili & La Porte).

Vamos a un ejemplo concreto. En el momento más caliente del conflicto Uber versus taxistas en Chile, la agencia digital Cardumen presentó un informe en donde se tomó el pulso en Twitter sobre el tema: el 99% de los usuarios estaba a favor del servicio nuevo. Esa fue la noticia publicada en la web por diversos portales de noticias con un encuadre de “mayoría abrumadora” que rechazaba los taxis convencionales. Sin embargo, el estudio tomaba en cuenta 61.823 menciones.

Es acá donde cabe preguntarse -con un sesgo de opinión, honestamente- si el encuadre de Twitter está supeditado a un microclima, o una microcomunidad que se celebra a sí misma y se informa de temas que para esa realidad es relevante, otorgándoles los medios un aura de mayoría conveniente según su línea editorial. Y es ahí donde en temas políticos pareciera estar una posible respuesta.

El 6 de mayo de 2015 durante una entrevista en el programa de Canal 13 “¿Qué le pasa a Chile?” conducido por el animador Mario Kreutzberger, la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, anunció que había solicitado la renuncia a todos sus ministros y que se daba un plazo de 72 horas para decidir quiénes de sus secretarios de Estado continuarían o abandonarían el gobierno. La comunicación se daba en un contexto en donde la desaprobación del Gobierno marcaba un 70% de rechazo según la encuesta Adimark y la figura de la Presidenta marcaba un 31% de aprobación según la misma medición, entregada en la mañana del 6 de mayo.

Los medios de comunicación dieron cobertura a la noticia haciendo énfasis en lo sorpresivo del anuncio, el medio escogido por la Presidenta, el plazo autoimpuesto para realizar el cambio de Gabinete y las reacciones del mundo político.

Lo anterior significó una cobertura de diversos medios que buscaron resumir las reacciones de los usuarios de Twitter. Los medios que publicaron en sus portales web compilados de reacciones y memes presentaron aproximadamente 112 tuits con imágenes (memes) u opiniones, sin importar la relevancia de la fuente o la comprobación de la autoría. De hecho, la mayoría de los tuits se repetían entre un medio y otro.

Si bien, las reacciones, imágenes y chistes sobre la noticia (cualquiera que sea) representa el estado del ambiente que la rodea, la repetición de las fotografías, opiniones y conceptos emitidos en cada uno de ellos desnudan el interés del periodista en mostrar una parte de la realidad, anteponiéndola por sobre otras reacciones ciudadanas, otorgándole espacio en la agenda del medio incluso si su contenido ya ha sido replicado en otros. Es decir, es derechamente un encuadre de la noticia amparándose en la reacción en Twitter, por sobre los alcances que la propia noticia puede tener. El análisis en pocos caracteres y el meme superaron el análisis profundo y otorgan una valoración de mayoría que muchas veces es falsa.

La observación permite adelantar que Twitter permite al periodista enmarcar su punto de vista o valoración en las opiniones vertidas en la red social y de esa manera entregar los diversos frames que le interesan lleguen a la audiencia. Ahora, el desafío es lograr determinar qué tan útil es para los medios esta red social para camuflar su encuadre personal – o editorial- y presentarlo como resultado de la observación y valoración de la ciudadanía.

Además, se hace más indiscutible la debilidad de la Teoría del Encuadre, sobre cómo determinar el proceso que se da entre el hecho noticioso y lo que el medio transmite. Por lo tanto, es un enorme desafío y responsabilidad determinar cuáles son los criterios del periodista para determinar la relevancia de un tuit, lo atractivo de la imagen expuesta y el contenido de la misma.

 

 

 

 

Edgardo Fierro

TAGS > , , , ,