Primer estudio que investiga la dependencia en el uso de tecnología en jóvenes chilenos y los riesgos que estas conductas tienen en la población de 18 a 28 años.