Bienvenidos al primer think tank digital en Chile, desarrollado por la Facultad de Comunicaciones UC

Hashtag, Fan Page, Reach, StartUp, branding ¿Me entendiste no?

Danilo Monteverde

Hashtag, Fan Page, Reach, StartUp, branding ¿Me entendiste no?

El mundo de las redes sociales y las nuevas tecnologías cuenta con grandes ventajas para la población, en términos de comunicación, de conectar a la gente, de generar vínculos antes impensados, de simplificar aspectos de la vida diaria, de la diversificación de medios informativos, etc.
Sin embargo hay brechas que acortar, pues no todo el mundo maneja las principales herramientas digitales e incluso las masificadas redes sociales y blogs. Para empezar los adultos mayores de amplias zonas de nuestra sociedad (poblaciones rurales, clases populares, etc) no manejan, muchas veces, los mínimos elementos para su inserción en este mundo.
Pero hay un factor que no tiene que ver ni con edad ni con sector socio-económico, que afecta fuertemente en la posibilidad de ampliar los conocimientos digitales de la población: el exceso de tecnicismos y anglicismos en el sector que analiza o usa de forma constante las redes sociales (RRSS).
El abuso de palabras en inglés para conceptos que son absolutamente traducibles a nuestra lengua es un problema que sobrepasa a nuestra área, pero es un tema relevante dada la influencia de tecnicismos provenientes del diseño, la publicidad y los negocios en lo que hace al periodismo, las comunicaciones, el manejo de comunidades en las RRSS, y por tanto, al estudio o mera comprensión del fenómeno de éstas últimas.
Si queremos evangelizar, hay que dejar de hablar tanto en “latín” y comenzar a hablar más la lengua sencilla de nuestra gente. De lo contrario se consolidará una desigualdad social/digital que será difícil de desmoronar.
Al asistir a congresos o seminarios de estos temas, casi la mitad de los principales conceptos usados (y dados por conocidos) son anglicismos que no tienen ningún arraigo ni ninguna necesidad de ser, dada la existencia de conceptos similares en el español.
Y todo esto se traslada al lenguaje que muchos usan en las redes, con la redacción de “hashtags” que definen un momento o estado de ánimo pero en inglés, simplemente para darle “onda” o un cierto mal entendido status al tweet o posteo.
¿Por qué hablar de “trendic topic” cuando podemos hablar de “temas más comentados”? ¿Por qué hablar de “followers” cuando está la palabra “seguidores” que significa exactamente lo mismo? ¿Por qué generar tweets con palabras como “cute” cuando existe la “ternura” de nuestra propia lengua?

Fíjense en la siguiente oración: “En el SocialMedia los followers dan feedback al influencer o cuenta de alguna start up que da un mensaje mediante un tweet o post”

¿Es entendible para una buena parte de la ciudadanía?, ¿o nos estamos hablando entre nosotros? ¿No suena mejor y más comprensible la siguiente traducción: “En los medios sociales los seguidores dan retroalimentación a alguien influyente o una cuenta de alguna empresa naciente, que da un mensaje mediante una publicación en Twitter o Facebook”?
Esto sumado al escaso entendimiento del inglés por parte de la mayoría de la población, genera una brecha social que afecta el uso informado y masivo de las redes o de las aplicaciones para celulares inteligentes.
Sé que muchos me rebatirán afirmando que hay muchas palabras que no poseen una traducción literal o que el inglés es el idioma materno de las nuevas tecnologías. Puede ser que tengan parte de razón en ambos argumentos, pero tampoco podrán negar que hay cierto snobismo, casi yuppie, en el mundo de las comunicaciones, el que ha ido creciendo con las nuevas tecnologías.
Tal como cuando el intelectual de antaño daba cátedras universitarias con palabras rebuscadas haciendo parecer más complejo de lo que era un determinado tema o, derechamente, generando apariencias o distancias con el resto de su clase, hoy el mundo del periodismo y las comunicaciones se introduce en una tendencia “agringada” que no está ayudando a la buena y masiva comprensión de los nuevos tiempos por parte de la gran población.
Si queremos evangelizar, hay que dejar de hablar tanto en “latín” y comenzar a hablar más la lengua sencilla de nuestra gente. De lo contrario se consolidará una desigualdad social/digital que será difícil de desmoronar.

Danilo Monteverde

Danilo Monteverde

Periodista. Profesor de Lenguaje. Estudioso de las redes sociales. Interesado en temáticas de música, literatura, cine, movimientos sociales y contraculturas.

Twitter