Bienvenidos al primer think tank digital en Chile, desarrollado por la Facultad de Comunicaciones UC

BLOG

La invasión de los idiotas

Durante un encuentro con periodistas y tras haber recibido un título honoris causa en Comunicación y Cultura de los Medios por parte de la Universidad de Turín, Umberto Eco, celebrado filósofo y literato italiano, dejó más que clara una postura duramente crítica ante el papel que desempeña el Social Media en nuestra sociedad y que sostendría hasta su muerte en febrero de este año.

“Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban sólo en el bar, después de haber tomado un vaso de vino y sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente, pero ahora tienen el mismo derecho de hablar que un Premio Nobel. Esto es la invasión de los idiotas”.

Eco, U., 2015 (Primera publicación en La Stampa; idioma original, aquí o un artículo de El País donde se retoma en castellano, acá)

Para Eco, la naturaleza de las opiniones expresadas – el contenido creado – por estos ‘idiotas’ carecía enteramente de valía y validez pues su origen difería de la ‘academicidad’ y ‘formalidad’ en el desarrollo de contenidos publicados que otrora caracterizaban a lo que hoy se le conoce como el ‘Mundo1.0’. La naturaleza orgánica, poco mediada e inmediata de estos contenidos los hacía informales, poco pensados, y por lo tanto, poco diferentes de la ‘conversación de un borracho’: contenidos efímeros, que poca valía intelectual ofrecían para su audiencia.

Seamos sinceros; probablemente lo que dice Eco no está muy lejos de la realidad. Al menos a título personal, preferiría pensar que mis connacionales Yuya o Werevertumorro están lejos de ser el cénit de la sofisticación o ingenio humano, y sin embargo, henos aquí, en un mundo donde es innegable que estos ‘idiotas’ y sus ‘idioteces’, no sólo se han transformado en una influencia importante en la vida de todos nosotros y la de miles de personas alrededor del mundo, sino que además, han logrado transformarse en una de las industrias más lucrativas de este nuevo siglo.

Pero, ¿qué está detrás del éxito de estos personajes? A través de un análisis cualitativo de la dinámica dentro de esta plataforma, podría permitirnos afirmar que ‘la invasión de los idiotas’ y la relevancia de sus contenidos se sustenta en al menos 3 factores: la creciente cotidianeidad de los medios de dónde nacen, la facilidad de identificación con sus audiencias y la gratificación inmediata que ofrecen. Analicemos estas dimensiones a partir del caso de YouTube.

La creciente cotidianeidad:

YouTube es una plataforma que desde su fundación en 2005 ha logrado revolucionar la industria del entretenimiento a nivel global, cuyas dimensiones crecen y crecen año con año. Para muestra, aquí algunos datos que ellos mismos enlistan en su sitio:

  • YouTube cuenta con más de mil millones de usuarios (casi un tercio de las personas conectadas a Internet), que miran cientos de millones de horas de videos en YouTube y generan miles de millones de vistas todos los días.
  • YouTube en general, e incluso solo YouTube para dispositivos móviles, llega a más estadounidenses adultos de 18 a 34 años y de 18 a 49 años que cualquier proveedor de televisión por cable en ese país.
  • El crecimiento del tiempo de reproducción en YouTube aumentó hasta un 50% anual durante tres años consecutivos.
  • La cantidad de personas que mira YouTube por día aumenta en un 40% por año desde marzo de 2014.
  • Cuando los usuarios acceden a YouTube, pasan más tiempo por sesión mirando videos. Desde dispositivos móviles, una sesión de reproducción promedio dura más de cuarenta minutos, lo cual representa un aumento de más del 50% por año.
  • La cantidad de horas que las personan pasan mirando videos desde dispositivos móviles aumenta un 100% por año.

YouTube, 2016.

(Listado completo, aquí).

Hoy en día es difícil ‘escapar’ de YouTube. Seas Nativo Digital, Millenial o Baby Boomer, el entorno obliga a los usuarios a verse inmiscuidos con estas plataformas y a consumir los contenidos que en ellas se producen: nuestra naturaleza social hace que entre nosotros queramos compartir y estas plataformas lo aprovechan, generando un fenómeno de bola de nieve de adopción. El consumir contenidos en una de estas plataformas no es el reflejo de una voluntad de pertenencia, es una condición sin la cual el individuo no puede aprovechar todas las ventajas de la sociedad moderna.

Facilidad de identificación:

Pero el hecho de que esté en todas partes no es lo que potencia la relevancia de los contenidos o lo que empuja a los cibernautas a crear un perfil para estar en contacto con ellos. Estos ‘idiotas’ han logrado algo que incluso las marcas más valiosas encuentran difícil de crear y esto es, un sentimiento de identificación con sus audiencias.

En una escala que va de Umberto Eco a Hola Soy Germán, me temo que, al menos en mi caso, caigo mucho más cerca de la estrella chilena de YouTube de lo que lo hago del semiólogo italiano. Personas como Yuya, Youtuber mexicana famosa por su canal de consejos de belleza para chicas, crea fandoms a partir de presentarse como solo una persona más, con necesidades, preocupaciones e intereses semejantes o iguales a los de su audiencia. El camino al vínculo con alguien igual a ti, es mucho más corto, y natural, que el hacerte amigo de una galleta en Facebook que lo único que hará será compartirte materiales publicitarios. Te identifica tanto que genera la necesidad de compartirlo y comentarlo: encuentras a un igual, a alguien con quien puedes entablar una conversación y no una dinámica clásica de emisor-receptor.

Gratificación inmediata:

El Nombre de la Rosa de Eco es un libro increíble, pero toma tiempo (y paciencia) leerlo. En un mundo donde las personas se han educado a resultados cada vez más rápidos, donde las cosas tienden a ser efímeras, ‘el chiste fácil’, el contenido de ‘fácil digestión’ es preferido sobre un contenido que se tarda más en llegar a un punto: adiós a lo barroco, bienvenido lo minimalista. Al ver la lista de Youtubers, más famosos en la región latinoamericana (acá), es fácil ver una tendencia que soporta esta hipótesis: la comedia, los tutoriales son los tipos de contenidos que alcanzan los mayores niveles de vinculación (midiéndolo a partir de suscriptores al canal). Videos de 5 minutos que cumplirán un cometido específico: enseñarte a hacer algo, guiarte a una mejor decisión o simplemente, hacerte reír.

El impero de lo idiota

Cuando murió Umberto Eco en 2016, el acontecimiento se transformó en Trending Topic en Twitter, cuando usuarios alrededor del globo lamentaron su muerte. Un giro un tanto inesperado, y si acaso, irónico del asunto. Las masas se desbordaron para expresar su sentir, aún si fuera (sin querer o queriendo) para alguien que desestimaba hasta cierto punto, su actuar.

La invasión de los idiotas de Eco no es una invasión, sino una especie de Power to The People del Mundo 2.0 que se atreve a abofetear a los dinosaurios del Mundo 1.0 con guante blanco. Se trata de un shift generacional en el estilo de vida de la población global que muestra un importante cambio en las preferencias, drivers de selección y tendencias de consumo de contenidos de los individuos. De la producción de unos pocos a la producción masificada.

Este mundo presenta retos para todos los idiotas que vivimos en él: desde cómo aprovechar todo lo nuevo que las nuevas plataformas nos ofrecen hasta como mezclarlo con lo que ya conocemos y hemos hasta cierto punto perfeccionado con los medios tradicionales. Después de todo, nada mejor que un idiota que logra aprender de su pasado para mejorar el futuro.

Roberto Rojas

TAGS > , , , , , ,